Manual de uso

Cosas de Viejo es un blog con contenidos de ficción y opinión creados por mí, Óscar Arturo Guijarro Campello. Todas las entradas están escritas por mí, salvo que estén firmadas específicamente por alguien.

El título del blog puede llevar a equívocos que ahora trato de aclarar. No, no soy un anciano. Pero para un adolescente puedo ser un viejo. Aunque tengo cosas de viejo… desde mi más tierna adolescencia. A medida que me hago mayor esas cosas de viejo se van acentuando a la par que lo hace el placer de ejercerlas.

Otro punto que también quiero despejar es que nunca he considerado ni considero que ser viejo sea sinónimo de ser estúpido, ignorante o anticuado. Ser estúpido, ignorante y anticuado son características de gente estúpida, ignorante y anticuada, independientemente de su edad. Así que quien piense que este Cosas de Viejo es una colección de estereotipos sobre la ancianidad más rancia que sintonice otra emisora. No va a encontrar aquí lo que busca.

Mis cosas de viejo son observaciones alejadas de la marea ortodoxa. Cosas que rechazo porque nada aportan, o cosas que me siguen dejando perplejo a pesar de los años, o cosas de las que disfruto, o cosas que son muy distintas del gusto de la mayoría. Manías, dejes, rarezas y excentricidades por intuición o por razón. Sin aleccionamiento. Cosas de viejo que nadie tenga en cuenta. Ése es el aire que quiero darle a esta página.

Normas sobre comentarios

Esta página web no es una democracia ni hay más libertad de expresión que la que marca la ley y la que yo administro. Comentario que no me guste me lo cepillaré. Ahora bien, suelo ser muy laxo en cuanto a lo que no me agrada. Voy a dejar claro qué es lo que voy a cortar por lo sano, para evitar tiempo perdido a posibles comentadores:

  1. No permitiré el insulto chabacano, ni la falta de respeto. Sí el pique y la falta elegante. Se puede discutir airadamente pero sin mancharse.
  2. Cuando se entable un debate entre comentaristas, las razones para respaldar un ataque deben estar justificadas. No vale el “es usted un imbécil y ya está”. Si vale el “es usted un imbécil porque su razonamiento posee las características de la imbecilidad”.
  3. No se aceptan bulos chungos. Si metes un bulo, tiene que ser cachondo y gracioso y evidente que es un bulo. No me pongas como si fuera de verdad cosas del tipo “Corea del Norte está detrás de la creación de el coronavirus”. Haces los deberes y pones tu link dirigido a la fuente, que tiene que ser sólida al menos en términos periodísticos.
  4. No aceptaré faltas de ortografía involuntarias que no sean mías. Se nota la mayor parte de las veces. Pero si no se nota, pues lo siento mucho. También lo borraré. Existen correctores ortográficos gratuitos en internet.
  5. Opiniones sustentadas en las creencias también desaparecerán. Son cosas de viejo. Las creencias se quedan para misa, rezos y charlas de sobremesa con familia y amigos. Aquí sólo verdades o dudas, pero siempre razonadas.
  6. Eliminaré todo comentario de tinte religioso, sectario o militante. Me dan miedo.
  7. Sólo humanos y adultos, por favor.
  8. Tampoco aceptaré comentarios racistas, xenófobos, incitadores del odio, presumibles de estar incurriendo en delito, inmorales, desagradables o que simplemente no me molen.
  9. Si tienes dudas de por qué he quitado un comentario mándame un mensaje a [email protected] y estaré contento de darte explicaciones, siempre y cuando tenga tiempo. Pero una respuesta te daré, a menos que tu mensaje también sea insultante. A palabras necias…

Cosas de Viejo es un sitio de internet producido por Kam Seng On Serviços Digitais, compañía localizada en Macao, China.