No me puedo resistir a resaltar este palomazo de primera categoría o categoría especial que nos ha dejado el entrenador de la selección de fútbol de Inglaterra. Vaya por delante que no sé nada del mozo, ni sus andanzas, ni si es dado a las glorificaciones o de si la oxitocina del triunfo ante Dinamarca le nublaba la razón pero abra las orejas, que diría Gomaespuma, porque el entrenador dijo esto: “Porque somos un país especial, históricamente un país increíble y sé que no podría estar más orgulloso de ser inglés.”

via GIPHY

Sí, amigo. Cuando se le sequen las lágrimas seguimos.

Resulta que ganar a Dinamarca con un gol en propia meta de los daneses con acusaciones de favores devueltos por parte de la UEFA, un penalti que no era penalti, marcado tras molestar al portero con un puntero láser y tras escupir a aficionados rivales, golpearlos por las calles y amenazarlos de muy diversas formas ha hecho florecer en el entrenador unos bellos sentimientos de orgullo patrio.

Pero tal vez el cúmulo de circunstancias excepcionales que permitieron a Inglaterra pasar a la final es a lo que se refiere su entrenador. Quizás son especiales porque sólo ganan cuando pueden hacer alguna que otra trampa y juegan en casa, como la última que vez que ganaron una competición internacional. Tal vez se refiere a ese carácter especial.

¿O quizás quiere ir más allá? Porque habla de historia. No sé de qué episodio se siente más orgulloso. ¿De la Guerra del Opio contra China? ¿De la masacre de las Malvinas? ¿Del comercio de esclavos? ¿De las masacres en África? ¿O de las de Asia? ¿O quizás de las de América? ¿De la piratería? ¿De ser el país que ha entrado en guerra con más naciones de este planeta? ¿De seguir manteniendo plazas coloniales y paraísos fiscales en todos los continentes? ¿De haber acosado a Turing hasta provocar su suicidio? No lo deja claro. Obviamente, Inglaterra, como cualquier nación del globo, tiene sus cosas de las que enorgullecerse y de las que avergonzarse pero, en serio, ¿una victoria más que dudosa sobre Dinamarca le arranca el orgullo nacional?

Si me piden que recuerde algo bueno de Inglaterra mencionaría los Beatles, los Rolling, The Clash, gran parte de su música pop y rock desde los 60, Newton, Turing, Henry Cavendish, Faraday, Nightingale, Hawking, en ciencia y en pensamiento son unos hachas, Shakespeare, Orwell y algún que otro escritor más (pero no tantos como ellos cacarean), los Monty Python, Charles Laughton, actores, comediantes, directores de cine, incluso algunos pintores de siglos atrás y hasta Banksy si resulta ser inglés, … Sí, en realidad son especiales, tan especiales como Estados Unidos, Francia, Alemania, Rusia, Dinamarca, China, Japón, Egipto, Irán, México, Colombia y otros cientos de países entre los que también se incluye Argentina, ahhhh, para el carro carretero. Argentina. Si por algo recordará el mundo del fútbol a Inglaterra es por haberlo inventando y por ser los canelos a los que Maradona les coló el mejor gol de la historia además de tomarles el pelo. Son tan especiales que hasta se les apareció la mano de dios.

Postpost: Tras la derrota de Inglaterra frente a Italia en la final no hace falta que el entrenador de Inglaterra diga públicamente “No somos un país especial, históricamente somos un país normal y sé que podría estar más avergonzando de ser inglés.” Es solo fútbol.

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Nombre