Destrabajando

Lázaro 5

Clac, clac, clac, el portátil de Lázaro comienza a entrar en calor. Un par de horas vuelan añadiendo notas de apoyo a sus tesis. Son textos esenciales para él y superfluos para nosotros. Nos detenemos ahora, como también él lo hace, en un pasaje determinante de su Archivo de Ambiciones en el que desvela su concepto del destrabajar. Es un pastiche de conclusiones del propio Lázaro, mayormente copias y fragmentos de textos e ideas de otros. Pero por el tono del texto en muchas ocasiones parece estar escribiendo para alguien más que para sí mismo. Como si fuera el germen de un libro de autoayuda.

Cambiar de trabajo y destrabajar

En muchas ocasiones he mencionado el sentido común y la intuición como las mejores herramientas que poseemos para enfrentarnos a lo desconocido. De cara a saber si debemos cambiar de trabajo estas herramientas siguen siendo válidas. Nada mejor que prestar atención objetivamente a nuestro entorno de trabajo para saber si debemos buscar uno nuevo. Muchas veces las señales comunes nos indicarán lo que hacer. Otras veces necesitaremos una ayuda extra.

Cientos, si no miles de artículos en internet y otros medios nos hablan de las señales comunes. Y dicen cosas como que debes cambiar de trabajo si detectas que te ignoran. O si tu sueldo lleva congelado una eternidad. También si tus compañeros son hostibles. Si reconoces que estás infravaluado también debes dejarlo. E incluso si eres consciente que eres más valioso que tu jefe o tus compañeros. Y por supuesto, si es evidente que abusan de tu bondad y buena disposición.

Sinceramente, de uno u otro modo, siempre encontrarás señales que te indicarán que debes dejar tu trabajo. Y probablemente no lo habrás hecho porque necesitas el dinero y no encuentras ninguna opción mejor. O tal vez porque te da pereza ponerte a buscar trabajo. Tal vez necesitas destrabajar y no cambiar de trabajo.

Un cambio de trabajo puede representar más de lo mismo. Pero detrabajar significa volver hacia atrás, deshacer lo erróneo y hacer bien lo que has estado haciendo mal respecto al trabajo.

Todos esos artículos de internet dan por sentado que vivimos en un mundo de color de rosa y que cambiar de trabajo es sencillo. Y por supuesto, ignoran las distintas personalidades y circunstancias de los trabajadores. Consideran que las señales que indican que debemos cambiar de trabajo son universales. No tienen en cuenta la inmensa variedad de trabajos. Se limitan al trabajo de oficina. Y aunque el trabajo de oficina es de lo más extendido, no es el único. ¿Qué sucede si trabajas de dependiente tú sólo en una tienda? O podría ser que fueras tu propio jefe, un autojefe. Además puede ser que tengas un salario considerablemente. Y además podrían darse todas estas situaciones al mismo tiempo.

Así que, para saber si tienes que cambiar de trabajo o destrabajar, la letra pequeña que marca cada una de nuestras circunstancias laborales debe ser tenida en cuenta.

Para saber en que punto estamos vamos a hacer una lista de pros y contras, pero un poco salpimentada. Sólo precisas tener a mano papel y algo con lo que escribir durante un mes.

El primer día deberás hacer una lista con pros y contras. La lista debe contener el mismo número de pros que de contras. Por ejemplo tres pros y tres contras. Corta cada pro y contra en un trozo de papel y sepáralos en dos bolsas, cajas o cualquier otro tipo de contenedor. Uno para pros y otro para contras.

Entonces, durante un mes, tienes que llevar contigo papel y lápiz u otro medio de escritura. Cada vez que te encuentres en una situación desagradable o agradable relacionada con tu trabajo, anótala. Cuando pase el mes, haz recuento de pros y contras y tendrás la respuesta en tus manos.

Es importante que lo hagas así. No uses móvil o cualquier otro medio en el que tengas la lista a mano constantemente. Si tienes al alcance de tu vista constantemente pros y contras te sentirás inclinado a compensarla y revisarla. Y no revises la lista al final. Sólo cuenta el número de papeles. La decisión la has ido tomando durante un mes y justo sobre el terreno. Buena suerte.

En ese instante Lázaro se plantea que todavía no ha dejado su trabajo. Ah, sí, su trabajo.

Artículo anteriorSueños y madrugones
Artículo siguientePapeleo

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre

TODO LÁZARO

septiembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930