Dinero, honestidad y trabajo

Lázaro 7

Claclaclaclaclac … por eso, y antes de meternos en temas más profundos, vamos a echar un vistazo a qué opciones tenemos de conseguir dinero honestamente, ya sea mediante el trabajo u otra actividad. Y digo honestamente, porque las formas de hacerse millonario de manera no honesta son incontabilizables, más rápidas y dan más caudal. Aunque también son más arriesgadas y tal vez no te dejen dormir por la noche ni caminar tranquilo. Además, digo honestamente y no legalmente, porque no hay que confundir legalidad con honestidad. La ley cambia constantemente, pero la honestidad es un valor más o menos permanente. Determinados trucos financieros pueden ser perfectamente legales, pero estar llenos de bajeza moral. Además, no te lleves a engaño: ser rico de manera honesta es mucho más difícil de conseguir que deshonestamente.

Por otro lado, considerarse rico va en función de las expectativas de cada uno. Para algunos es suficiente con tener las necesidades básicas cubiertas. Otros aspiran a tener una casa vacacional y un coche de nivel alto, y otros sueñan con lujos al alcance de pocos. Conocerse a uno mismo puede ayudar a encontrar un trabajo que haga sentirnos ricos.

Conseguir un trabajo que se ajuste a lo que deseamos es una de las claves de la felicidad. El trabajo nos puede proporcionar una serie de satisfacciones que van más allá del dinero. Satisfacciones espirituales que son difíciles de obtener fuera del mundo del trabajo. Logros que pueden perdurar más que las riquezas materiales.

Pero dejemos de divagar y vayamos a dar un repaso a las distintas opciones de conseguir dinero que se nos plantea:

Políticos: Expuestos a la opinión pública y con sueldos moderados, no parece el camino ideal para prosperar económicamente. Es por ello que están expuestos a grandes dosis de tentación, porque poseen el poder para hacer dinero. Sólo los más honestos que pasan por la función pública no obtienen ningún beneficio personal, directo o indirecto. Al margen derecho del original hay una nota a lápiz. ¿Existe?

Granjero: Trabajar la tierra ya sea cultivando, criando animales o recolectando no debe ser nunca despreciado. A grandes volúmenes se deja de ser agricultor para convertirse en empresario, pero los pequeños productores especializados en la calidad pueden gozar de un buen nivel de vida. Exige mucho trabajo físico, conocimiento y una inversión inicial considerable. Claramente está indicado para aquellos que buscan vivir en la naturaleza y ver el fruto de su trabajo.

Socialite: Especializados en llevar vida de ricos sin serlo. De orígenes diversos, los medios de comunicación suelen elevarlos a las alturas que los convierten en piezas deseadas en cualquier programa televisivo de cotilleo, presentación de marca o fiesta de alto copete. Los riesgos de esta actividad son la inestabilidad económica y estar a merced de la opinión pública.

Deportista: Al igual que el artista requiere tener ciertas aptitudes innatas. Colocarse en la élite del deporte es una de las actividades más lucrativas del mundo, especialmente en deportes de masas. Además de los ingresos directos obtenidos por las competiciones, la gestión de derechos de imagen reporta grandes cantidades de dinero. Como principal problema se encuentra el hecho de que las carreras deportivas son cortas y están sujetas a lesiones y distintos vaivenes.

Inversor: Un inversor, tal y como lo definimos aquí, no es alguien que tiene parte de su capital invertido en distintas opciones para paliar la depreciación de la riqueza. Obviamente esa es la definición estándar de inversor, pero para considerarlo una actividad en sí misma, el inversor debe dedicarse exclusivamente a manejar su dinero, o que sus inversiones sean su principal fuente de ingresos. Definitivamente, si quieres ser rico por el mero placer de tener dinero, esta debe ser tu elección. El original tiene un 1 con un círculo. Lázaro es como un niño en muchas ocasiones.

Gurús: Son aquellos que convierten la difusión de una ideología en su modo de vida. Quizá no sea el modo más sencillo ni más idóneo para acumular riqueza, pero sí que es muy efectivo para acumular poder. El poder permite disponer del uso de recursos sin poseer su propiedad. El fallo del sistema de creencias o la falta de credibilidad pueden ser duros golpes.

Empresarios: Probablemente la mejor manera de dar el salto desde un trabajo por cuenta ajena. Crear una pequeña empresa y hacerla evolucionar puede llenar de satisfacción al empresario. Eso sí, la vida familiar y social se ven siempre muy impactadas por el modo de vida de los empresarios. Incontables viajes, reuniones, adicto al teléfono y los datos, a cambio de una mayor solidez financiera que no siempre puede llegar. La lista de los más ricos del mundo está copada por empresarios. Y Lázaro tiene rodeado todo el párrafo en amarillo fosforito.

Artista: A pesar de que la mayor parte de la gente siente admiración por algún o algunos artistas, el número de estos que pueden vivir de su trabajo es limitado. Requiere poseer cierto tipo de talento siempre y mucho trabajo en muchas ocasiones. Los que consiguen llegar a lo más alto sí que se encuentran en la élite de los millonarios. Además, suelen ser admirados por gente más rica que ellos.

Juegos de azar: Poner todas nuestras opciones de volvernos millonarios a través de los juegos de azar raya la locura. Tentar a la suerte ocasionalmente o en cantidades pequeñas no tiene nada de malo y añade un poco de sal a la vida. Sin embargo, las historias de familias arruinadas por el juego de azar abundan más que las de grandes afortunados.

Curritos: Los trabajos de 9 a 5 no son el modo más directo para hacerse millonario. Pero tampoco hay que ignorar sus bondades. Mientras los empresarios tienen que estar pendientes de celulares, informes y balances, o los inversores de los valores de sus activos, los trabajadores por cuenta ajena pueden disfrutar de una vida social y familiar más rica. Los empleos de más alto nivel pueden ser un buen trampolín para saltar a otras actividades que nos proporcionen dinero en grandes cantidades, pero en la mayor parte de las ocasiones requerirá que se dé el salto a empresario o inversor tras pasar por etapas de trabajo en exceso, altos niveles de estrés y una vida social en retroceso.

Aquí Lázaro detiene su tecleo y se queda mirando a la nada o al infinito durante unos instantes. Entonces dice en voz alta. ¿Quién quiere ser currito?

Artículo anterior
Artículo siguiente

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre

TODO LÁZARO

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031