La buena tonta

La Mala VII

Y usted se preguntará a qué cuento ha venido todo ese rollo de Lino que acabo de soltar. Pues viene al hilo porque aunque Fini había dado vía libre a Carmela y Maricarmen para desvelarme los entresijos de su mito, yo no las había querido interrogar inmediatamente. Cualquiera que esté casado y tenga hijas sabe de lo que estoy hablando. Finamente digamos que no era el momento. Aunque el momento parecía no llegar nunca. O yo no parecía encontrarlo. Sabía que ambas iban a irme a la yugular si entraba directamente al turrón. Tenía que agazaparme cuan predador hasta encontrar mi ocasión de atrapar la pieza. Así que dejé pasar los días y me volví a olvidar de nuevo del tema. Hasta que estando un día en la Cerve entró por la puerta Lino y me acordé de Fini.

—Lino, el otro día mi Carmela y mi Maricarmen estuvieron poniendo por las nubes a tu niña —ladinamente filtré.
—Fini es todo lo que te hayan dicho y más.
—Se le ve buena chiquita. Eso no hay quien lo niegue, pero mis chicas dicen que no la hay mejor.

Lino me miró y vertió una sonrisa desde el corazón. Los ojos se le arquearon y chispearon. Parpadeó lentamente y me dijo lo siguiente:

Todo el mundo sabe que Fini es buena gente, y en lo que te cuento ahora va un buen cacho de paternidad, pero son conclusiones a las que yo he llegado por lo que he visto y lo que he oído.

En la familia todos dicen lo buena que es. Buena hija, buena nieta, buena sobrina. Arrostra con una sonrisa impertérrita los comentarios emponzoñados de su madre, los no requeridos complejos tornados en rencores de su hermana y los chistes pornográficos de su tía.

Lava los platos de las comidas familiares y acompaña al médico a todos. Si prepara cocido, le guarda un arreglo a alguien y es la que más se alegra cuando algo bueno le sucede a alguien de la familia y la primera en acudir al rescate ante las penas y penurias sanguíneas.

Sus amigas también la adoran. Ha sido cómplice de todas ellas sin jamás dejar que se deslizara la más mínima queja. Es la que fingió que el paquete de tabaco era suyo, quien corroboró las mentiras de sus roces, quien las acompañó hasta discotecas dejadas de la mano de dios para que tontearan con algún mozo para inmediatamente ser abandonada a su suerte si la noche daba sus frutos. Ha padecido desengaños amorosos que muchos habrían tildado de traición sin que se le torciera el gesto lo más mínimo. Y aunque el detalle no sea recíproco, Fini las llama por sus cumpleaños, los de sus maridos y los de sus hijos y les hace un regalito.

En el trabajo es también una persona modelo. Puntual, verdadera trabajadora de equipo. Cumplidora y eficiente. Nunca se echa flores ni saca los colores a los que hacen el pavo real con plumas de otros. Si ve un error lo corrige y evita el bochorno del culpable. En la cena de Navidad, como en las cenas con sus amigas, es la voluntaria que no bebe para hacer de taxista. Hace horas extra sin pedir horas extra. Nunca mira el reloj a la hora de salir.

Pero Fini no es sólo buena con los que tiene cerca. Es la típica persona que no se queja cuando alguien se le cuela en el súper, es aquella que cede su asiento a otros, la que se detiene en la calle para ayudar a alguien indispuesto, o agarra del brazo a una ancianita a la que le cuesta subir el bordillo. Si alguien no tiene cambio, mira en su monedero. Si hay un turista con cara de pez se acerca a ver si le puede ayudar. Si empieza a llover comparte el paraguas con algún despistao. Si se te cae un billete y Fini lo ve, te avisará. Si te dejas un libro, también. Si llegáis al portal al mismo tiempo te sostendrá la puerta, te dejará pasar primero en el ascensor y llamará a tu piso. Cualquiera que tenga la suerte de coincidir con ella nunca sabrá la suerte que ha tenido de que esa persona haya sido Fini.

Es por todo ello que Fini es una persona maravillosa. Es por todo eso que su madre, su hermana, su tía, sus amigas, sus compis y muchos otros que pululan a su alrededor, o que se la han cruzado alguna vez, han llegado a la conclusión de que Fini es tonta. Y Fini puede ser muchas cosas, pero tonta no es una de ellas.

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre

MÁS MALA

Besando a Carmela

Júbilo

La gran solterona

Lino

La otra Fini

Mi Fini

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031